jueves, septiembre 07, 2006

La dosis del olvido...

(...)

Lleva un anillo de calavera en el dedo meñique, lo que me produce algo de risa; siempre esos adornos los he encontrado patéticos, además de antiestéticos (¿pertenecerá a algún tipo de secta oscurantista?). No me mira demasiado, yo en cambio lo miro bastante. Es un tipo con quien me gustaría acostarme: alto, pelo hasta los hombros, ojos claros, bellas manos (claro, sacando ese horrendo anillo), delgado. En fin, irónicamente se parece peligrosamente a él (eso parece la historia de mi vida, todos los tipos se parece peligrosamente a él); pero, si llegara a pasar algo con el español este, después de hoy, teóricamente, no lo recordaré; por lo que estos remordimientos estúpidos que estoy sintiendo no tendrían sentido y eso me haría sentir mucho mejor.

Abre la maleta con cuidado (casi religiosamente) y saca unos envases alargados con pastillas de colores llamativos.
- Al grano, ¿qué es lo que andas buscando?
- Bueno, ehmm, quiero olvidar un periodo de mi vida, pero no lo que conlleva él.
El tipo me mira con cara de pregunta, creo que no me esta entendiendo. Aunque para ser sincera, yo tampoco lo hago mucho.
- A ver, qué quieres decir con eso, explícate por favor.
- Eh... es decir, quiero olvidar a alguien, alguien que ahora no esta y todo esos recuerdos, pero no quiero olvidar todo lo que me ha pasado en ese tiempo. O sea, ¿qué haría si olvido lo que estudie y en que trabajo, o donde vivo?.
- Calma tía, eso no pasa, cuando quieres algo específico, eso te damos. Lo que buscas es una erosión de memoria parcial.
Algo específico. Creo que ahora entiendo, y me sorprende el avance de los químicos. Puedes olvidar a alguien con nombre y apellido, esto es fantástico, pienso mientras enciendo otro cigarrillo. Y por dios santo, allá seguimos fumando verde.
- Bueno, las tuyas son las azules; las dosis son, tres hoy, tres la próxima semana y las ultimas tres la semana del 20; tienes que tener cuidado de tomarlas en esas dosis, sino, te vas al carajo.
- ¿Al carajo?
- Si, al carajo.

(...)

4 comentarios:

Pato Correa dijo...

Hola Vero:
bienvenida al mundo de la blogosfera, es super entrete, y espero visitarte muy seguido, nuestras vivencias, anhelos, ideas, frustarciones, aciertos son la base de un blog, y bueno el tuyo esta potente
un abrazo y cariños

FUI_YO dijo...

Se le extraña.... aún en bicicleta?

danieLa® dijo...

Sería genial que esas pastillas existieran. No se puede borrar el pasado porque tal como dices, hay muchas cosas más involucradas, como el destino se supone que ya está escrito, tampoco se pueden cambiar ciertas cosas. La vida dicen, es una suseción de causas.
Actualmente mi corazón está bien, medio parchado y súper trizado pero bien. No podría haber dicho lo mismo hace unos meses atrás.
Un abrazo y bienvenida a blogolandia, nos leemos!.

Made in China dijo...

si, claro, que si! yo por olvidarme de una persona, mmm...en fin, que estos haciendo tantos esfuerzos, poco a poco desaparecen algunos rasgos cuando termino de romper sus fotos, termian de dar efectos sus te amo cada vez que romepmos esas cartas...algo de materia solida rota ayuda, deshace elimina, nada de guardar esas porciones de realidad donde ya el, ella, no estan...complicado! pasame tres pastillas por favooooor
!