viernes, octubre 27, 2006

Steven Patrick... me lo dices a mi?

Es un amor incondicional...
A pesar que ahora, en su etapa Los Angeles, ya no me gusta tanto...
lo prefiero flemáticamente británico...
Pero aún así, son años y años...


Quizás mi eterna devoción por Morrissey radica en lo identificada que me siento con todas o casi todas sus letras...
Steven... me lo dices a mi?
siempre pensé que sí... nunca nadie puede apuntarle todas las veces al clavo... o si?

Para hoy, donde todo se ve gris... la primavera no parece tal, por que ayer se deslavó todo con la lluvia y hoy esta nublado...

Por que hoy, a diferencia de ayer, comienza un sinfin de incertidumbre... q haré... como lo haré... y por que diantres no tengo un minuto de paz????!!!!

Moz querido... siempre tienes la palabra precisa...

Trouble loves me
Trouble needs me
Two things
More than you do
Or would attempt to
So, console me
Otherwise, hold me
Just when it seems like
Everything's evened out
And the balance
Seems serene

Trouble loves me
Walks beside me
To chide me
Not to guide me
It's still much more
Than you'll do
So, console me
Otherwise, hold me
Just when it seems like
Everything's evened out
And the balance seems serene
See the fool I'll be
Still running 'round
On the flesh rampage
Still running 'round

Ready with ready-wit
Still running 'round
On the flesh rampage
- At your age !
Go to Soho, oh
Go to waste in
The wrong arms
Still running 'round
Trouble loves me
Seeks and finds me
To charlatanize me
Which is only
As it should be
Oh, please fulfill me
Otherwise, kill me

Show me a barrel and watch me scrape it
Faced with the music, as always I'll face it
In the half-light
So English, frowning
Then at midnight I
Can't get you out of my head
A disenchanted taste
Still running 'round
A disenchanted taste
Still running 'round

domingo, octubre 22, 2006

Un instante de retorno ... (el tiempo pasa y las personas quedan).

Soy una desmemoriada crónica y suelo dejar pasar a las personas que me encuentro en las diferentes situaciones de la vida.
Me declaro una buena amiga, pero muy poco constante.
Para más remate, casi nunca guardo números de teléfono o direcciones, por lo que después de un tiempo, me es casi imposible re-encontrarme con alguien. Sin embargo, el recuerdo de una etapa de mi niñez es persistente en mi memoria… las caras de esas personas aún no las he olvidado… aún retengo sus nombres... y las recuerdo con mucho cariño.

En el año 90 entré a un colegio nuevo, sólo de mujeres. Yo tenia 10 años y habia llegado hace poco a vivir a San Bernardo. Nunca habia estado en un colegio solo con niñas; pero me lo imaginaba como algo fome y problemático (y la verdad es que no me equivoque).
En esos primeros dias de clases, cuando era una de las nuevas, una niña se levantó de su asiento, sin ton ni son, a contarle un chiste a la profesora. Ya no recuerdo el chiste (sólo recuerdo que no era gracioso). Sólo pensé “la cabra pintamonos y patera”. Con el pasar del tiempo, esa niña pintamonos (que sigue siéndolo) se transformó en una de mis amigas entrañables, junto con otras cuatro; de esas amigas que solo se tienen cuando uno tiene 12 años.
Tres de ellas ya estaban el colegio… eran las “viejas”, yo con las otras dos eramos las “nuevas”. Nuestro grupo de seis se formo ese año y duró hasta que nos graduamos de octavo año, en el '93. Eramos muy diferentes entre nosotras, con muy pocos puntos en común, con historias de vida muy diversas, con sueños e ideas contradictorias entre sí. Pero, a pesar de eso, formamos un grupo de amigas hermético.

Eramos agotadoras. No parabamos de hablar ni un momento. Los profesores nos llamaban la atención todo el tiempo. Nos sentabamos todas juntas, en fila de tres bancos. Pasabamos el recreo juntas, en el patio o conversando en la sala.

Los grupos de nuestros trabajos eran siempre de seis o de tres. Era un club cerrado, al que nadie más podia entrar. Teníamos una especie de código secreto, que excluía al resto del curso. Un humor delicadamente ironico y cruel, donde muchas de las compañeras fueron blanco de nuestras burlas. Siempre participabamos en los actos del colegio, inventando coreografias, rivalizando con los cursos del nivel.

La verdad es que nos creiamos el hoyo del queque; las chicas más cool y más inteligentes.

Han pasado 14 años de eso...
Yo a casi todas les perdí el rastro por los avatares del destino.
Por mi concentracion en los estudios, por mi ya conocida poca constancia,
por mis largos viajes Santiago-San Bernardo, en los que terminó ganando la capital, asentándome a vivir alli (para nunca más salir... por que amo Santiago), por los millones y millones de cosas que pasan en la vida que hacen que el pasado comience a verse borroso y las caras se comiencen a desdibujar.

Sin embargo, la persistencia de sus nombres y caras en mis recuerdos, el evocar esa etapa como feliz y linda, con altos y bajos, pero bonita al fin y al cabo.
El preguntarme de vez en cuando, cuando iba a la casa de mis viejos, toman
do el largo camino hacia San Bernardo, cómo estarian, en que estarian y deseando que todas estuvieran bien.

El mes de agosto, con mis 27 años cumplidos; ordenando las cosas, ya que con la llegada de Matilde, todos los espacios de Victor y míos se han reducido drásticamente, para darle paso a la avalancha de pañales y juguetes; encontré una caja con fotografias de todas ellas: en un paseo de curso a la piscina y en la graduacion. Las reconocí inmediatamente. Recordé sus nombres. Y me pregunté si seria posible que nos volvieramos a juntar.

Y pasó.
Y estamos iguales (descontando los kilos de más o menos, el maquillaje, las arrugas y todas las cosas que delatan el paso del tiempo).
Y nos atropellabamos para hablar, por que habia mucho que hablar.
Ha pasado tanta agua bajo el puente. Han pasado tantas cosas, tantos amores, tantas penas, tantas ilusiones cumplidas o rotas.
El vino se hizo poco, tuvimos que ir a comprar más. Los cigarros también se hicieron pocos.
El asado fue atendido por otras personas (gracias a la Carmen Gloria y a la tía).
Nos reimos montones, nos contamos cosas tristes y cosas felices.
Tenemos una vida ya formada. Muchas de nosotras con hijos, parejas.
Nos turnamos para hablar, pero aún asi, de repente se formaba la mescolanza de voces y no se entendia nada.

Estoy muy feliz de haberlas visto.
Nunca pensé que me pondria tan contenta el re-encontrarlas.
Me alegro profundamente que todas esten bien, felices, con sus bebes, con sus novios... viviendo y haciendo lo que les dicta su corazon, los que les gusta hacer.
Estoy impresionada de los cambios, de lo maduras que estamos, de lo que hemos cambiado para bien.
Les deseo perpetuamente lo mejor... siempre.

No estoy segura si se volverá a repetir esta ocasión... quizás no tendria la misma gracia. Quizás despues del ataque de verborrea del sábado, ya no nos quede nada por decirnos (... esperemos que no sea asi).

Por eso me doy el tiempo de recordar este instante, este instante en que el pasado no fue tan borroso, donde vi a mis amigas de la infancia nuevamente, juntas, parloteando incesantemente, muertas de la risa, sentadas una al lado de la otra... como antaño.

Las quiero mucho queridas.
Cuidense.


Janis y Jorgito

Johanna, Priscilla, Tamara y Liliana

El grupo de las seis (sin flash... buh!)

viernes, octubre 13, 2006

Nos gusta la musica por los chicos??... No way!

Mi amado siempre me ha dicho que a las mujeres nos gustan ciertas bandas, por que nos gustan los vocalistas, bajistas, bateristas o guitarristas de aquellas... sera cierto?

Pasando revista a mi historia personal... pareciera ser que si...


Bauhaus... por Peter Murphy
Faith no more... por Mike Patton
Suede...por Brett Anderson
Nine inch nails.. por mi adorado Trent Reznor

y la lista suma y sigue...


Pero!!!....... quiero aclarar que no es solamente por eso que me gustan ciertas bandas... y ciertos estilos de musica... Estos adorables, estupendos, guapos y talentosos hombres, solo le agregan una gran cuota de pimienta al asunto... por que obviamente hay q recrear la vista no?

En fin, este preludio es para contar que vi a dos de mis amores musicales... mis objetos de deseos y suenos... cantando juntos... y me emocione... muchisimo...

A Don Peter Murphy y Trent Reznor tocando temas como Strange kind of love o Reptile... simplemente imperdible...! Murphy sigue con su voz profunda y estremecedora... como en sus mejores tiempos... y Trent, bueno el sigue mejor con el paso de los anos...





pd. Pido disculpas por la falta de letras... ya que mi teclado se desconfiguro y se niega a mostrar la ene de nandu... hehe!

lunes, octubre 02, 2006

Instrucciones para una tímida (o) que tiene que entrar en un salón atestado de gente, comenzada una reunión.

... hace mucho tiempo atrás, cuando pensé que quizás podria tener algún futuro como escritora (adolescencia, divino tesoro de esperanzas), escribí esto, obviamente inspirada en Cortázar y su sin fin de instrucciones.
A pedido de mi ejercicio en la pérdida del pudor... y el poder compartir... acá va...


"Para este tipo de casos, el primer paso a seguir es dar un previo paseo frente a la puerta obviamente cerrada y poner el oído en la misma para escuchar y reconocer algunas voces familiares entre los asistentes.

Esto puede ir acompañado de un leve temblor de piernas, tics nerviosos o secos sonidos de nudillos, además de unos cuantos - por la cresta llegué atrasada o ¿y ahora qué hago?.

Después de estas normales reacciones, viene el proceso más difícil de superar, quedar con la mente en blanco y sin una frase ingeniosa o convincente en los labios para explicar el retraso (en Santiago o cualquier ciudad con sobrepoblación de autos, lo normalmente usado es un taco o un accidente).

Sería conveniente agregar unas vueltas más por el pasillo mientras se intenta recordar algo para salir del apuro. Claro que esto tiene su pequeño detalle, que es que las personas alrededor le miren con tal extrañeza que será necesario una inspección general de zapatos, vestuario, maquillaje (en este caso) hasta el aliento para devolver la seguridad y olvidar ese ataque de pánico repentino.

En ese momento, en esos 20 segundos de seguridad indiscutible, es el propicio para tomar el picaporte y abrir la puerta, asomando apenas la cabeza. Una vez abierta, naturalmente la conversación cesará y los 11 pares de ojos irán a parar sobre su persona, que de pronto sentirá hinchadas las venas de las sienes y la sangre bombear fuerte en el rostro.
Aquí, este preciso instante desagradable e incómodo, a mi parecer sólo hay dos opciones a elección:

a) Tartamudear una especie de disculpa que nadie entenderá y hará que los asistentes se miren entre sí desconcertados y se pregunten cosas como quién es Ud. o qué diablos hace ahí con media cabeza dentro del salón.

b) Mirar detenidamente a los asistentes, uno por uno directo a los ojos, claro que evitando a los ya conocidos y conservando la sangre fría, para luego afirmar con voz clara e inocente: - Disculpen, me equivoqué de salón-, cerrar la puerta suavemente e irse tranquilamente a casa, recordando a cada paso de llamar mañana a primera hora a Gabriel para saber cómo estuvo la reunión".

domingo, octubre 01, 2006

La primavera...!

O mejor dicho... da primadeda!
estoy con una alergia terrible... todo me pica, todo me hace estornudar... el mundo exterior me ataca!
Creo que el lugar mas adecuado para mi, en estos momentos, en un bunker.

Escribo esto con un resentimiento tremendo, por que el dia esta maravilloso y fresco... y no puedo salir, por que mis ojos y mi nariz se vuelven una bomba de tiempo.. snif


Solo les dejo mi saludo primaveral...

Achuuzzz!

Salud!