viernes, diciembre 15, 2006

Pequeño Igor

Suelo no escribir cosas de contingencia, pero esta noticia me remeció como nunca, al tratarse de un pequeño, indefenso, necesitado y solo.

Escribo esto, indignada, anonadada y dolida... conmigo, con ustedes, con los chilenos, con Iquique...

El pequeño Igor, de un año y medio, murió solo debajo de una cama, aferrado a un trozo de pan.
Abandonado por mas de una semana por su madre, quien falleció y se encontraba en la morgue.

Su madre era adicta a la pasta base y sufria de epilepsia. Tuvo un ataque en la calle y falleció.
La trasladaron al hospital y de ahi a la morgue. Allí estuvo casi quince dias, como una NN, por lo mismo, sus familiares no habian sido notificados.

Mientras tanto, el pequeño Igor estaba en su casa, solo, sin alimento, con los pañales sucios...
El diario dice que nadie lo oyo llorar... que nadie vio nada... que nunca supieron... que solamente habian dejado de ver a la madre.

¡¡¡¿Alguien puede creer eso?!!!
Un niño pequeño, sin alimentacion, sin agua... lo unico que puede hacer es llorar, que su única forma de comunicación es el llanto. hasta perder las fuerzas para hacerlo...
Murio el pobre Igor, en las mismas condiciones que un animalito...

Lo que me más indigna, sorprende y duele profundamente, no es la situacion de su madre... sino la indiferencia de todos sus vecinos, de las personas de la sala cuna donde asistia Igor, que no pudieron darse un segundo de su tiempo para averiguar por qué el niño lloraba tanto... o por qué hace tantos dias que no iba a la sala cuna (sabiendo que su madre era drogadicta). De la negligencia de la morgue, que no hicieron su trabajo como es debido y tuvieron el cadáver de la madre de Igor casi 15 días, sin identificarlo.

¿Qué nos esta pasando?...
esta noticia paso sin pena ni gloria por los noticiarios y los diarios...

En cambio a mi me remece el alma, el pobre Igor fue una victima de la indiferencia, del desamor, de la falta de solidaridad... tan pequeño y ya conoció la oscura cara de la vida y la humanidad...

Igor, te tendré presente en mí...
como una huella imborrable... como una luz de alerta...
para estar atenta siempre a lo que me rodea, a las personas que me rodean...
al sufrimiento de otros, sin escapar de él... sin evadir la mirada...
Descansa en paz, pequeño...

No hay comentarios.: