viernes, mayo 15, 2009

.... el poder de las palabras.

Leo y leo incesantemente,
buscando algo que no sé hasta q lo encuentro.

Leo y releo buscando palabras que grafiquen
las emociones que me embargan.

Leo buscando otros mundos, vivir otras epocas.
Leo buscando esperanza y paz
en un incierto presente de desazón y desamor.


Creo aún en el poder de las palabras.
Silabas que unidas por una voz humana,
dan sentido, esperanza, humor, amor, luz;
como tambien oscuridad, temor y horror.
Creo en los sonidos de las bocas de los hombres,
aún creo que pueden cambiar destinos y futuros.
A pesar que vivo en una época donde ya solo sirven
para transmitir deseos de consumo y opresión.
Y ni siquiera eso... se han minimizado tanto que ahora
parecen solo gruñidos.


En fin, he estado leyendo otra vez, la biografía de un hombre
que si tenia esa fe tenaz y profunda en el poder tranformador
de las palabras.
Una canción, según él, podia cambiar el mundo

y se volcaba con todo su espiritu en ello.
Victor Jara.
Existen multiples libros sobre él, con diferentes puntos de vista y miradas:
he leido el de su señora, Joan: Victor, un canto inconcluso,

que habla en primera persona singular sobre
cómo era Victor Jara.

Y estoy terminando de leer Victor Jara, reventando los silencios,
del español Jordi Sierra i Fabra, una mirada extranjera y algo idealizada
de nuestro proceso social de los 70's y del mismo Victor Jara.


Pero, con todo y eso, no deja de conmoverme...
existen muchas cosas por las cuales conmoverse...
el tenaz compromiso,
el talento,
la voz,
pero lo que realmente me asombra y admiro profundamente
es su profunda fe en el hombre,
en su fe en la bondad,
que las palabras harán surgir al hombre nuevo,
ya sean a traves de una cancion, o una conversacion
o la educacion... pero son palabras las que pueden
llevar al ser humano a una vida mejor...

Me pone nostalgica leer sobre estos años...
y sobre estos hombres y mujeres que tuvieron la oportunidad
de sentir el poder transformador de las palabras...
Definitivamente, nací en la época incorrecta.
Uno de los motivos por que me hice profesora, fue precisamente
por que tengo esa fe en mi, sin embargo, veo como dia a dia
mis palabras se estrellan y resbalan por los muros blancos
de las salas.

Quiero construir una máquina del tiempo.

No hay comentarios.: