jueves, septiembre 01, 2011

Regeneración...


     Lamentablemente los protagonistas de esta historia son tan conocidos por todos, que aunque no se den nombres, igualmente se sabrá de quién se esta hablando. Sin embargo, para bien o para mal, una de las formas que tengo de expiar, mirar, explicar, entender lo que me sucede es escribiendo; lo ha sido siempre y esta vez es casi una compulsión la que siento por escribir, ya que tengo situaciones y emociones tan extrañas para mi, que solamente poniéndolas en papel (o digital), siento que las puedo digerir.

    Desde que partió esta tormenta personal, que ha estado inmersa en una tormenta nacional (que, muy a mi pesar, no he vivido con todas sus aristas, siendo que me toca tremendamente); me he dado cuenta que durante mucho tiempo he estado viviendo con una desconocida dentro de mi: una desconocida. Con esto, no es que tenga personalidad psicótica o algo asi (aunque eso también es cuestionable), sino que en ciertas situaciones de la vida, no conozco mis reacciones, muchas veces no me entiendo ni entiendo a los demás, en general soy un caos emocional y siempre digo las cosas de la forma menos acertada posible... ¬¬

      Pero a lo que voy, con que tenia (ya no tengo, por que la estoy conociendo cada día más) una desconocida Verónica dentro de mi; ha sido por que me han aflorado sentimientos y cuestionamientos que nunca se me habian dado. Reconozco la rigidez de mi forma de ver las cosas, mi aversión al cambio, a lo estructurada que, en general, trato de mantener mi vida. 

    Llegó un momento donde todo cambió, todo se puso de cabeza, y esa persona estructurada, en vez de volver a poner las piezas en su lugar, reemplazando la estructura faltante, se tiró de cabeza en el torbellino emocional, de rabia, de pena, de desosiego, donde, por primera vez, se miró de frente y reconoció que muchas veces acalló sus deseos personales, de cariño, de afecto, de necesitar a alguien, de confiar 100%, por miedo, un miedo visceral al fracaso, a que no resulte, a la perdida de tiempo vital ... vital para qué, es la pregunta que fui incapaz de responder.... 

      Un día que salí a tomar la micro, al comienzo de este terremoto, estaban apareciendo las primeras flores primaverales en los ciruelos de la ciudad. Muy parecidas a las flores que me tatué detrás de mi oreja izquierda, como un recordatorio de que no soy un "roboc", por más que traté de no sentir (dolor, amor, frustación, decepción, esperanza, y ese largo etcétera que vivimos los humanos día a día). El pobre árbol que está al lado del paradero, con pocas ramas y algunos brotes, se veía escuálido y desvalido, mecido por el viento y sin ningún acompañante alrededor. Algunas de sus ramas estaban quebradizas, su corteza y tronco son delgados y todo parece indicar que su vida es miserable.  Le tomé una foto, por que me llamó la atención: a pesar de esa sensación de pobreza que tenía el árbol, flores comenzaban a brotar de él.

      Pasaron los días, ya terminando este mes de los gatos, que se transformó en un mes de pesadilla (cumpleaños mío, separación de la pareja de años, aniversario de matrimonio inconcluso, cumpleaños de personas amadas que ya no están, etc, etc); por casualidad, ya que ahora ando más atenta a las cosas que me rodean que antes (ni idea por qué, supongo q es la Verónica que estuvo secuestrada en el sótano todo este tiempo), miré al árbol pobre de hace semanas, y ya no era como lo ví antes; ahora era un crisol de flores blancas que emanaban un perfume contagioso y se veía tan lleno y cargado de pétalos, que pobreza es lo que menos representaba.

     Eso espero que me pase, que este tiempo árido que estoy viviendo, sea el buscar los brotes en mi, por donde emane la persona secuestrada y amordazada que estaba adentro... que las flores sean las palabras, las caricias, las atenciones, el tiempo que desperdicié en nimiedades, lo que no dije ni hice, lo que obvié (con intención o sin intención), lo que no ví o no quise ver. 

    Ahora mi interlocutor es mucho menos paciente, es arrebatada y pasional, casi tanto como yo; las pide sin medida y no ocupa la diplomacia para exigir mi tiempo y mis flores... lo que es bueno, ya que es mi tatuaje permanente de la vida que me muestra que el amor es lo más importante, como diría Lennon: "love is all you need"




No hay comentarios.: