miércoles, noviembre 23, 2011

La culpa la tienen las películas de amor.



  El fin de semana ví Crazy stupid love, una película donde sale el guapísimo Ryan Gosling y el siempre inocente y divertido Steve Carrell. Básicamente uno se queda con la sensación de que todo es posible en pos del amor... un tipo lacho puede transformarse en el hombre más fiel una vez que se enamora (cabe mencionar que se enamora de la chica menos "convencional")... el engañado sigue enamorado de su mujer que lo engañó; la mujer que engañó valora al engañado una vez que este se va.
















Esta película si que me traumó: una pieza maestra (a mi parecer) de Michel Gondry; otra vez fórmula perfecta -actuación brillante + actuación cómica-. Kate Winslet y Jim Carrey encarnan a una peculiar pareja que decide olvidarse mutuamente; sin embargo el amor que se tienen, basado en pequeños detalles de su convivencia, que se revisan con un notable detalle; hacen que se vuelvan a reunir, a pesar de haber fallado y de haberse tratado de olvidar.
















      Así suman y siguen las miles de películas que nos llenan de ideas como: 
una segunda oportunidad si es posible; 
el amor verdadero si existe y es para siempre; 
los infieles se recuperan de esa terrible enfermedad y valoran más que nunca a la pareja gorreada; 
las o los gorreados son capaces de perdonar con todo el corazón a los infieles, dando vuelta la página y volviendo a cero. 
el esperar meses y años, siempre es fructífero; 
el que ama de verdad siempre será amado; 
la persona adecuada está a la vuelta de la esquina, casi siempre en un café, o en un bar. 
mientras uno piensa en alguien, ese alguien también está pensando en tí;
que la persona que se fue, guarda todos los mismos detalles y recuerdos que guardas tú;
que extraña las cosas cotidianas donde tu también extrañas;
que se acuerda de todos tus gustos y que de vez en cuando te extraña, así como lo haces tú.


Miles y miles de ideas que en la vida real JAMÁS pasaran.


     Porque en la triste realidad, el amor verdadero no existe; y si se existe, se puede extinguir por el descuido. Que las segundas oportunidades no pasan como en las películas, que los infieles son infieles por algo, y que el perdón a a una mentira no puede volver a cero un corazón y una historia.


    Porque el egoísmo es más fuerte que el amor; por que a muchas personas les interesa su bienestar personal, a pesar de con eso, puede pasar a llevar los sentimientos de los demás. 


    Porque la distancia, en vez de enseñarte a extrañar, te enseña todo lo contrario, a no extrañar al que esta lejos. Por que muchas personas pueden dar vuelta una página y poner "delete" a sus recuerdos.


    Porque el esperar simplemente te hace perder el tiempo.
    Porque siempre hay uno que sufre más que el otro, por que el amor nunca es equitativo, entregado y eterno.


     Porque las películas nos han lavado la cabeza para creer eso, para después ver otras películas sobre lo mal que te sientes, y para luego de eso, ver otras películas para sentir que es posible recuperarse.


     Maldito Hollywood!!!!!!



No hay comentarios.: