miércoles, abril 24, 2013

Como el ave fénix.

Pasando por periodos oscuros, el ave fénix aguanta 
todo lo que puede, hasta que, pasado los años y los
dolores, se consume en si misma, para poder renacer
nuevamente, con mas energía y en todo su esplendor.

Hace varios días que esta idea ronda en mi cabeza,
ya que no soy la de antes, algo de mí se ha perdido
en estos años de caminar en el caos.

Claramente no es volver a mi vida anterior, 
sino volver a ese cierto orden que tenía anteriormente.
La metódica paciencia con que hacia todo.
La tenacidad de mi insistencia para que todo encajara.
La tozudez de mi voluntad...

Extraño ciertas características de mi que retrocedieron
por el daño emocional...
Y más que retrocedieron, son cosas que jamás debieron 
estar aplicadas a lo emocional, sólo son habilidades que
en la profesión son bien recibidas, y en lo personal, son
una calamidad.

En fin, lo importante del ave fénix es que no se va de 
forma piola, desaparecer del mapa, anonimamente,
sino que se van con escandalo, con un gran incendio,
donde las brasas consumen su cuerpo...
lindo de ver!

Por ahi va la idea que me ronda...
Ya no hay nada que pueda hacer, 
quizás la opción es desaparecer para volver
a empezar.