domingo, octubre 04, 2015

Más de un año. El abandono.

Experta en dejar cosas inconclusas, sería otra más de la larga lista de pendientes que V dejó ahí, en un papel a medio escribir.
Parte de su personalidad inconstante, que se mueve permanentemente buscando la señal de atención o entusiasmo que no permanece en nada, en nadie.

Ya uno puede adivinar esta búsqueda perpetua por lo inquieto y huidizo de su mirada, que no deja de posarse sobre las millones de cosas que transitan por la calle, como una paloma miedosa.

V tiene conciencia de ello, de hecho, con su adicción a los post it, trata de luchar contra esto, haciendo listas para poder cumplir, pero que sin embargo terminan pegoteadas en todas partes, menos en la más importante, en la parte donde se terminan.

V se odia por ello, sabe que es capaz de hacer las cosas bien, casi perfectas inclusive. Pero cuando ese suspiro de entretención escapa de las cosas, sólo le queda mirarlas desde fuera como pasan y los plazos se cumplen y no las terminan, para comenzar una espiral de angustia que le impide dormir y que la hace sentirse miserablemente inútil.

Y así, transcurren los días, con papeles que se acumulan por doquier, tratando de brazear las circunstancias de la mejor forma posible, pero sin embargo, con la convicción que el porcentaje de esfuerzo que entrega en ello es 0,01%. Mediocridad al cubo.




No hay comentarios.: